Bienvenidos/as

 

Este blog es un espacio en el que vamos a descubrir, examinar, afirmar y valorar la importancia de nuestro compromiso con las Escrituras, a través de devocionales, reflexiones y otros materiales acerca de la Palabra de Dios. Queremos reflexionar sobre qué es tener un compromiso con las escrituras, qué significa para nuestras vidas comprometernos con la Palabra. En este espacio de aprendizaje, queremos interactuar, compartir y aportar para crecer juntos.

Al asumir un Compromiso con las Escrituras, estamos aceptando el señorío de Jesús en nuestras vidas, de forma completa, abarcando nuestra mente, alma y corazón, afectando nuestro accionar en el mundo.

Cada acercamiento con la Palabra, es un acercamiento con el Dios vivo revelado en la Palabra, de manera que vamos de la mano con Él, que nos ayuda, nos inspira, y desafía, nos reconforta con su compañía, en nuestro caminar con Él, es la luz que nos guía, descubrimos que solo podemos encontrarnos completos, en Él.

Somos un grupo de estudiantes universitarios con un llamado a trabajar en el área de Compromiso con las Escrituras en el Grupo Evangélico Universitario. Somos un equipo de las diferentes regiones en las que está presente el movimiento estudiantil. Queremos iniciar un cambio en nuestro Compromiso con las Escrituras, porque creemos que esto es una base fundamental para consolidar nuestra fe,  para que de esta manera podamos vivir, amar estudiar y compartir la Palabra.

EQUIPO NACIONAL

XELA

Isaac Alvarado, 8vo semestre de Ingeniería Civil, CUNOC-USAC

Compromiso con las Escrituras significa tener una vida intencionada respecto a las escrituras, con lo que en ella aprendo y descubro. Es una manera de vivir, con ella aprendo las cosas que Dios quiere de mi parte, y que quiere que yo haga también.

 

CHIQUIMULA

Brenda M. Barrera, 1er año de Medicina, CUNORI-USAC

Para mi Compromiso con las Escrituras significa un compromiso con mi Padre Celestial, esto es no solo conocer lo que Él quiere decirme, sino que más que eso,  es conocerlo a Él a través de su Palabra. Solamente se  puede mostrar amor a alguien o algo mientras más se conoce de ello, de la misma forma, el amor por la Palabra se desarrollará cuando empieces a conocerla. Ese es mi reto ahora.

 

COBAN

Sharon Ac, 1er año de Medicina, CUNOR USAC

OBLIGACIÓN, aventurar, convenio, Responsabilidad.

Estos son algunos sinónimos de compromiso, precisamente estos 4 llamaron mi atención pues, probablemente, para muchas personas los dos primeros sinónimos son muy cercanos a su forma de pensar acerca de un compromiso. Por otro lado, algunas otras personas nos identificamos mejor con los últimos dos sinónimos. Pues para mí, el comprometerme con las Escrituras primero es un regalo y una oportunidad de vida, ya que a mi punto de vista es la mejor responsabilidad dada y el convenio que beneficia incluso a los que menos esperamos. Un convenio y una responsabilidad (primero) para con Dios, pues aprendemos de Su Palabra; (segundo) para conmigo, al crecer al lado y con el apoyo del mejor Maestro; y por último pero no menos (tercero) para con los más cercanos, ya que compartir es lo más esperado de este compromiso. Concluyo con este pensamiento que me ayudó grandemente a tomar esta decisión: comprometerme con Las Escrituras es sin duda la mejor decisión de vida.

 

GUATEMALA

Noelia Valladares, 6to. semestre de Ingeniería Química, USAC.

Comprometerme con las Escrituras, es amar las Escrituras porque amo a Dios, y porque creo, y reconozco que es Dios hablándome por medio de ellas. Comprometerme con las Escrituras es hacer un estudio íntegro, voluntario pero intencionado de la Palabra, que nos lleve a conocer a Dios. Comprometerse con las Escrituras transforma vidas, empezando por la mía y se proyecta a los demás, esa es la meta. Comprometerse con las Escrituras es reconocer el papel central que tiene la Biblia, la Palabra de Dios, en el movimiento estudiantil.

 

Jhonny Corado, cerrando pensum de Licenciatura en Arte, USAC.

Hay una cosa que tengo muy presente, estar en el equipo de Compromiso con las Escrituras, es haber entrado a un proceso de crecimiento al que Dios en su amor y gracia me llamó, a pesar de mi. Cada integrante del equipo me anima y me desafía para estudiar, compartir, vivir y amar la Palabra, cada actividad que planificamos es una pregunta, cada acercamiento a la Palabra, ahora es distinto, es un discipulado con el Maestro.